LA PAZ A COSTA DE…

Escrito por Boletin de Noticias. Publicado en Destacado, Opinión

Fecha de publicación: agosto 12, 2013 con 0 Comentarios

Por: Juan David Triana Espinosa.

Hace unos cuantos meses atrás, a través de la red social twitter, en uno de mis usuales trinos comentando sobre el gobierno que hoy rige la República Bolivariana de Venezuela, recibÍ una mención de un venezolano, el cual se disgustó por una crítica hecha por mi persona hacia el gobierno de Nicolás Maduro, argumentando que nosotros como colombianos tenemos un problema de nunca acabar, LAS GUERRILAS.

Ante este comentario fue mejor callar y dejar que el fanático revolucionario tomase ese silencio como un sí, por cuanto efectivamente nuestro problema en Colombia siempre han sido las guerrillas, los paramilitares, el narcotráfico y la violencia en general. Una violencia que por décadas ha dejado un balance devastador, en donde el pueblo colombiano ha tenido que sufrir las inclemencias de mentes inhumanas, resguardadas en las selvas de nuestro país, en donde se planean los crímenes, que hoy el ciudadano del común pide con anhelo que se haga JUSTICIA, en un país que todavía presenta fallas en su sistema de justicia.

Hoy Colombia atraviesa una coyuntura política y social diferente a la de hace unas décadas, pues hoy tenemos instituciones más sólidas e independientes, que permiten el desarrollo de un país más justo, sin embargo, aún carecemos de un sistema de justicia eficaz, equitativo y veraz.

Teniendo en cuenta lo anteriormente dicho, quisiera referirme a los diálogos que se llevan a cabo en La Habana – Cuba, en donde los nefastos narcoterroristas de las Farc negocian la “La paz”, tratando temas de la agenda nacional, como por ejemplo: el agro. Temas que para nada le compete a las FARC, siendo esa organización terrorista la causante de desplazamientos forzosos de nuestros campesinos, daño al medio ambiente, especialmente de los suelos en los que antes un campesino sembraba un alimento de la cesta básica y que ahora es utilizado para sembrar “la mata que mata” (coca, marihuana, etc). Siendo también estos terroristas los principales reclutadores de niños y niñas y a su vez los más tenebrosos y osados violadores de los DDHH.

Tal vez esta lista de las atrocidades cometidas por este supuesto “Ejército del pueblo” nunca acabe, pues cada campesino y compatriota tiene una historia diferente que contar y nos tomaría hojas completas relatando cada historia.

Pero lo que sí está claro es que Colombia no quiere más guerra, pero OJO, tenemos que detenernos y analizar a costa de qué se está negociando la paz. No se puede pedir perdón o mejor dicho pedir borrón y cuenta nueva al pueblo que tanto ha sufrido por esta guerra protagonizada por viciosos de poder, que solo han logrado violencia y problemas para nuestra sociedad.

Es muy fácil pedirle al pueblo que perdone, pero quien va a resarcir las angustias, las necesidades, las tristezas y el desasosiego de quien fue víctima de estos terroristas, pues la única esperanza es la tan anhelada justicia.

Es así como llego a la conclusión que este proceso de paz tendrá éxito para los colombianos, donde la justicia prevalezca y la impunidad sea el mayor enemigo de este proceso, pues esos que están “dialogando por la paz” (FARC) deben algún día ser judicializados por sus crímenes.

@TrianaEspinosa

0 comentarios

Aún no hay comentarios en LA PAZ A COSTA DE…. Puedes hacer uno.

Hacer un comentario

Twitter
BNnoticias en Twitter
3 la gente sigue BNnoticias
Twitter Pic lijapau2 Twitter Pic dreeeco Twitter Pic auguxsto