La muerte ronda el paro campesino

Escrito por Boletin de Noticias. Publicado en Opinión

Fecha de publicación: agosto 25, 2013 con 0 Comentarios

Por: Alirio Gómez Martinez

“El tal Paro Nacional Agrario no existe. Hay algunos sectores agrarios de algunos departamentos que tienen legítimas reclamaciones, que están pidiendo alguna ayuda del Estado o que están reclamando algunas políticas en forma legítima”, reconoció el presidente Juan Manuel Santos. La situación de caos y de violencia desatada no es de Colombia entera, es unas contadas regiones. Todo el país sabe que “personas vinculadas a la extrema izquierda y a la extrema derecha se han infiltrado para que no haya ninguna posibilidad de acuerdo y generar una sensación de miedo en el país”. El propósito de esas gentes, si así se les puede llamar, no es alcanzar objetivo de beneficio para el campesino, sino fomentar el caos y el desorden para satisfacer las organizaciones a las que pertenecen. Los campesinos de Boyacá, Cundinamarca, Nariño y Meta no son todos los agricultores que hay en Colombia. Millones veces más personas reclaman al gobierno actuar para que respeten sus derechos cómo la libre movilización. ¿Acaso no los tienen?

En su frustración de recibir el rechazo nacional por su comportamiento violento y de que no pudieron tomarse el país, han optado la determinación de acudir a las armas de fugo y matar sin temor de Dios. Los violentos son los infiltrados, no los campesinos de eso hay convencimiento nacional, pero se están dejando llevar al precipicio. Una cosa son las causas que generaron la declaratoria del paro campesino y otra muy diferente es la forma como lo pretenden llevar, ahora evolucionando a sangre y fuego. Los agricultores reclaman ayudas económicas para aliviar, según ellos, la crisis que atraviesa el campo por los altos costos de los insumos, así como precios de sustentación para algunos productos, piden la revisión de los tratados de libre comercio suscritos con Estados Unidos y la Unión Europea y una mesa nacional de diálogo para tratar esas cuestiones varias, pero el gobierno, atendiendo los reclamos del resto de colombianos, descarta esa posibilidad hasta cuando cesen los bloqueo de carreteras y la violencia desatada. Así tiene que ser.

La muerte comenzó a rondar el paro en los sectores de Boyacá y Cundinamarca. Un hombre de 72 años murió por falta de atención médica. Sufría una enfermedad renal crónica pero que de ser atendida a tiempo no lo hubiese muerto. Iba de Miraflores a Tunja. La ambulancia fue bloqueada cerca de Ramiriquí”. No tuvieron piedad por el agonizante. Este comportamiento de los campesinos en paro y los infiltrados de izquierda y de derecha no tiene justificación. No es admisible asesinar personas para obtener beneficios económicos de grupo. El motociclista, Mauricio Florián López, murió al enredarse con un alambre que los manifestantes habían tendido de lado a lado de la carretera en el Alto El Moral. Son inaceptables los ataques contra una Misión Médica y no tienen ninguna justificación. Llevaban oxigeno para los hospitales de Tunja.

El agente de la policía Mauricio Torrado falleció la noche del sábado, cuando retiraba obstáculos que algunos manifestantes habían atravesado en la vía que comunica a Zipaquirá y Pacho, (Cundinamarca). Recibió un disparo en el abdomen y murió cuando era trasladado a un hospital de Zipaquirá. El presidente Juan Manuel Santos expresó su convicción de que los homicidas no fueron los agricultores sino grupos violentos que tratan de infiltrarse en las movilizaciones. “Estoy absolutamente seguro que no fueron los campesinos. Ni con su visto bueno, no tuvieron nada que ver con este asesinato”. Los campesinos no matan por placer como es costumbre en las FARC y otros grupos fuera de la ley.

No queremos restarle importancia al paro campesino, está incluido en los derechos constitucionales de todos los colombianos y somos de los que los predicamos, los defendemos y creemos firmemente en este tipo de reclamos y los defendemos a capa y espada, pero no aceptamos el abuso y el crimen o negarle esos mismos derechos al resto de los colombianos. Los derechos son para todos no para unos pocos. Nos sentimos en la obligación moral y social de impedir el abuso contra el pueblo colombiano que no está en el paro agrario.

0 comentarios

Aún no hay comentarios en La muerte ronda el paro campesino. Puedes hacer uno.

Hacer un comentario

Twitter
BNnoticias en Twitter
3 la gente sigue BNnoticias
Twitter Pic lijapau2 Twitter Pic dreeeco Twitter Pic auguxsto