‘A mí no me cortaron la cabeza’: saliente Director de Sanidad Militar

Escrito por Boletin de Noticias. Publicado en Judicial

Fecha de publicación: abril 12, 2013 con 0 Comentarios

El general Orlando Delgadillo habla del polémico contrato de medicamentos que aceleró su salida.

Tras 27 meses en el cargo, el próximo lunes, el general Orlando Delgadillo entregará la Dirección de Sanidad Militar, tal como se lo ordenó el mando militar.

Lo que aceleró su salida fue un polémico contrato que se le entregó en noviembre del año pasado a una unión temporal -conformada por las cajas de compensación del Huila y Cundinamarca y la firma Macromed-, tasado en 170 mil millones de pesos, para suministrar los medicamentos a una población de 650.000 militares por 19 meses.

No obstante, hubo graves incumplimientos de los contratistas, lo que generó un desabastecimiento de medicamentos. A esto se suma, que, en el pasado, la Fiscalía ha indagado a Macromed por la supuesta entrega de un medicamento falso al Hospital Militar.

En medio de su salida y la polémica, el general Delgadillo defendió sus actuaciones y afirmó que se va con que todo el proceso fue transparente.

¿Cuándo y por qué fue revelado del cargo?

No he sido sancionado ni me cortaron la cabeza, como están diciendo. A mí no me han relevado del cargo. El mando militar me informó que preparara la entrega de la unidad de la Dirección General al mayor General Julio Rivera. A partir del lunes se hace la entrega formal. Aún no me han entregado un acto administrativo, recibí la orden y la acato. Me voy con la convicción de mi honestidad y transparencia.

Su salida se da tras el polémico contrato de los medicamentos. ¿Por qué se entregó el contrato a unas firmas que no tenían el músculo para cumplir el suministro?

El proceso no solo lo hace la Dirección de Sanidad. Se nombran funcionarios de todas las fuerzas y del Hospital Militar. A pesar de que la contratación es conjunta, el Hospital Militar, encabezado por ese entonces por el general Ricardo Gómez, firma un contrato y yo firmé otro por 133.000 millones de pesos con la misma empresa. En total eran unos 170.000 millones para el mismo objeto. La invitación a este proceso licitatorio tenía unos requisitos muy claros en el aspecto técnico, jurídico y económico. Todos los soportes vienen con pólizas de seriedad de las ofertas para garantizar que lo que están diciendo es cierto. El 45 por ciento de la unión temporal era de la caja de compensación del Huila que era una empresa con más de 50 años de experiencia, y así lo sustentaban los documentos.

¿Si todos los papeles estaban bien, entonces por qué incumplieron?

Realmente hubo una imprevisión y falta de alistamiento de la unión. Pretendieron manejar la operación como base en Bogotá directamente y habrían tenido que zonificar todo el país para garantizar la dispensación.

¿Pero al conformar los pliegos no dejaron en claro todo para que esto no pasara?

Claro que sí. Desde la invitación se les indicó la ubicación física de todos establecimientos y se les entrega la rotación de los medicamentos y se les entrega un listado de medicamentos costosos. La falta de previsión les generó este problema. Viendo la experiencia de las cajas de compensación, era difícil pensar un tema de improvisación o dejar a uno de los tres integrantes la operación logística. Cuando las cajas se dieron cuenta que estaban alcanzados se metieron en la situación, pero el problema ya iba muy avanzado.

¿Entonces, cuál era el papel de las cajas en el contrato?

Al otro día de la adjudicación estuvieron en mi oficina los representantes de las tres empresas y estuvimos hablando y yo les dije de la importancia del contrato, y ellos mismos dijeron que garantizaban el servicio y me dijeron que no se metían a este negocio para fracasar.

¿Ustedes sabían de la investigación contra Macromed por medicamentos falsos en el pasado?

Sí se sabía de la investigación. Nosotros les requerimos una explicación. Nos trajeron toda la investigación de la Fiscalía y que de ahí no había pasado. Nosotros no podíamos inhabilitarlos o vetarlos porque mientras una empresa no esté condenada no lo podíamos hacer.

Pero si sabían de la investigación, ¿era mejor no tener en cuenta este oferente para evitar lo que pasó?

Es una licitación pública que puede participar cualquier oferente. La ley no le impide que haga la presentación.

¿Cuál fue el impacto del incumplimiento?

Podemos decir que, al final, la empresa cumplió en un 60 por ciento en el tema de suministro, que es el más importante. Pero ahí se quedó.

¿Qué medidas tomaron para evitar el desabastecimiento?

Se le puso plazos de cumplimiento. El 30 de enero se empezó el proceso de sanción y el 12 de febrero se le impuso una multa de casi 3.500 millones de pesos, la más alta que el Ministerio de Defensa ha impuesto. Después de esto, se cedió el contrato a otra empresa, el mejor mecanismo que se encontró para este caso.

¿Y cómo le ha ido a la nueva firma?

La firma Medmfen 18 tiene un cumplimiento del 97,6 por ciento.

¿Le preocupa que la Procuraduría y la Contraloría revisen sus actuaciones?

Los organismos de control acompañaron a la licitación. También se explicó a las actuaciones a la Oficina de Transparencia de la Presidencia. Siempre se ha dado la cara. En los últimos días nos citaron para una reunión en la Procuraduría y nos solicitaron unos documentos. En los últimos años, en la Dirección se llevó a cabo un plan en el que se mejoró considerablemente la unidad. Me voy con la convicción de mi honestidad. Todas mis actuaciones han sido de acorde a la ley.

0 comentarios

Aún no hay comentarios en ‘A mí no me cortaron la cabeza’: saliente Director de Sanidad Militar. Puedes hacer uno.

Hacer un comentario

Twitter
BNnoticias en Twitter
2 la gente sigue BNnoticias
Twitter Pic dreeeco Twitter Pic Auguxsto