El reencauche ahorra el 60% del valor de una llanta

Escrito por Boletin de Noticias. Publicado en Destacado, Medio Ambiente

Fecha de publicación: Abril 27, 2017 con 0 Comentarios

Según los últimos datos revelados por DANE, la variación mensual del  Índice  de  Costos  de  Transporte  de Carga por  Carretera (ICTC) en febrero de 2017 fue 0,53% mientras que en el mismo mes del 2016  fue  0,00%. Según la entidad en el segundo mes del año las partes,  piezas,  servicios  de  mantenimiento  y  reparación fue del 1,06% frente al 0,85% del año pasado.

Con este panorama cada vez es más común que los transportadores y empresarios busquen formas de disminuir el gasto operacional de la flota de transporte y aumentar su rentabilidad.

Esto se logra gracias a la reutilización y el reencauche de las llantas por medio de la instalación de una nueva banda de rodamiento, reemplazando la banda desgastada y permitiendo obtener un producto con óptimas cualidades y condiciones para su uso.  Este proceso de reencauche representa un ahorro de entre el 40%  y 60% del valor de una llanta nueva.

“El Grupo Michelin hace inversión cercana a 644 millones de Euros por año en innovación y desarrollo con 6.600 investigadores.  Además,  brindamos a Colombia nuestros mejores productos, con renovación del 80% de nuestro portafolio hasta el 2017. Por otro lado, ofertamos llantas más seguras y con mayor desempeño, con un índice de reencauche superior, reduciendo costos de los clientes y apoyando a un menor impacto del medio ambiente en el país, debido a que las llantas Michelin pueden tener hasta tres reencauches” afirmó Luigi Cannelloni, Presidente de Michelin Colombia.

Por otro lado,  el reencauche contribuye con la preservación del medio ambiente ya que en lugar de desechar las llantas usadas, este proceso las  reutiliza, poniendo en el casco o carcasa una nueva banda de rodamiento.  Además, para fabricar una llanta nueva se utilizan cerca de 22 galones de petróleo, mientras que para fabricar una banda de rodamiento (BRD) tan solo se consumen 7 galones de petróleo, es decir, solo se usa el 32% de petróleo en comparación del utilizado en una llanta nueva.

Por su parte, Luis Váquiro, Gerente General de Renoboy, compañía que en alianza con Michelin tiene la primera planta de reencauche de la llantera francesa explicó que para reencauchar una llanta se requiere de un proceso de alta tecnología dado que demanda de varias fases como:

1.           Limpieza.

En la primera etapa, la máquina de limpieza retira todos los residuos del flanco de la carcasa, eso es fundamental para minimizar la contaminación en las siguientes etapas del proceso.

2.         Inspección inicial.

Se hace una revisión completa y profunda de la carcasa para aceptar a aquellas que garanticen una nueva vida sin que se presente debilitamiento            después del reencauche.

3.         Raspado.

Con la raspadora se retira la banda de rodamiento desgastada respetando los perfiles y espesores recomendados por los fabricantes, a fin de obtener una precisa geometría y textura de la superficie raspada, permitiendo la colocación de una nueva banda de rodamiento.

4.         Gratado.

En este proceso se eliminan las partes deterioradas que se pueden retirar de la carcasa sin afectar la calidad y resistencia de la misma, preparando un estado de superficie apto para recibir la nueva banda de rodamiento.

4.1 Cementado.

Se impregna la carcasa con una solución de caucho la cual permitirá la fijación de los productos aplicados.

4.2 Reparación y Relleno.

Aquí se reconstruye el perfil de la carcasa en los puntos que fueron gratados por medio de la colocación de goma y parches.

5. Preparación de embandado.

Se prepara la banda de rodamiento cortándola a la longitud adecuada según la dimensión de la carcasa.

5.1 Embandado.

En este proceso gracias a maquinaria de última tecnología se coloca la banda de rodamiento de forma exacta garantizando el centrado que es definitivo para el buen desempeño de la llanta reencauchada.

6. Preparación para vulcanización.

En esta etapa se colocan membranas internas y externas, de esta forma se facilita la aplicación técnica de vacío.

 

7. Vulcanización.

Es la unión definitiva de la banda, los productos crudos y la carcasa, durante la vulcanización se deben controlar parámetros indispensables como presión y temperatura los cuales garantizan la correcta fijación de la nueva banda de rodamiento.

 

8. Inspección final.

Este proceso esencialmente visual y táctil, se hace una revisión detallada para verificar que los productos cumplen con todas las normas de calidad y seguridad de Michelin. En todos los procesos se realiza un exhaustivo control de calidad que garantiza seguridad y respaldo en cada una de las llantas

 

 

0 comentarios

Comments for El reencauche ahorra el 60% del valor de una llanta are now closed.

Twitter
BNnoticias on Twitter
1,511 people follow BNnoticias